Bocatas, desde la infancia al más allá

Uno de los motivos por los que nos gusta colaborar con Raquel Contador es por su capacidad de extraer la máxima información de cualquier tema que se presente. Este mes ha sido el turno de bocatas y sandwiches. Desde la niñez hasta las experiencias más gourmets, el bocadillo es perenne y sobrevive al paso del tiempo.

El tiempo pasa, vaya que si pasa… y, por fin, el buen tiempo nos empieza a regalar días de sol con unas temperaturas más que agradables. Todo se pone a punto para ir recibiendo el verano; poco a poco, las terrazas dejan de ser silenciosas, los parques se empiezan a llenar y las barbacoas llaman a la puerta los fines de semana. En fin, muchas cositas, pero a mí, lo primero que me viene a la cabeza cuando el buen tiempo asoma es el PICNIC; me encanta preparar unos bocatas y disfrutarlos al aire libre, ya sea en la playa, en el parque o en la montaña. Y sí, vas bien, aquí es donde encuentro diálogo con los bocadillos, pero habrá que resumir, porque conversar con los bocatas no es cuestión de un par de horas.

Sandwich caliente de champiñones y provolone del blog L'Exquisit
Sandwich caliente de champiñones y provolone de L’Exquisit

 

Los “bocatas” crecen con nosotros, han estado en nuestros recreos, excursiones, meriendas, pero también fueron “mochileros” en nuestros viajes, en soledad o compartidos, formando parte de nuestras experiencias. De pequeños, éstos suelen ser al estilo de nuestras mamás, básicos, nutritivos y sencillitos –creo que el de nutella o nocilla nos tocó a todos-. Pero, a medida que vamos creciendo, vamos cambiando el gusto, probando nuevas cosas y cambiando nuestros bocatas. Sin olvidarnos del entorno, porque los bocadillos también se han sumado a la revolución gastronómica, adaptándose a las nuevas tendencias y, por supuesto, reinventándose.

Los bocadillos, un paréntesis y un sinfín de oportunidades

Soy amante de las cosas neutras, cómo no, si de alimentos se trata más todavía, porque puedes tomarlos con lo que más te guste, como es el caso del arroz o las patatas. Y el bocadillo es un TOP en este sentido; fácil de vestir, cómodo para llevar, tanto en invierno como en verano, para todas las tallas y para todos los gustos, tanto dulces como salados. Como ves, si quisiéramos podríamos hacer una clasificación inmensa de tipos de bocadillos, pero me voy a centrar en el paréntesis que crea “en ese espacio que nos invita al juego” y, es aquí, donde damos paso a la creatividad. Piensa en un bocadillo, tu preferido o el que te comerías ahora mismo y vamos a disfrutarlo con un sexto sentido, a ver dónde nos lleva. Para empezar, échale un vistazo a esta ecuación:

Bocata= PAN “Tradicional”+ Relleno (Opciones, preferencias, creatividad y gustos) + ¿Dónde, cuándo y con quién? = “experiencia sensorial

La fórmula del bocata perfecto según nuestra colaboradora Raquel Contador
La fórmula del bocata perfecto

 

Para mí, el “sexto sentido” es el ingrediente cognitivo de la receta, aporta un sabor especial e irrepetible; hace que la experiencia sea comestible. Pues bien, el bocata se presta a ello con facilidad, sin necesidad de tener que ir al mejor restaurante del mundo. No es lo mismo comerse un bocadillo en la oficina que en la playa o en la montaña, puede ser el mismo y saber muy diferente.  Imagínate, disfrutar del sabor de la niñez con aquel bocata de las meriendas, saboreando una puesta de sol veraniega; sería un volver a la infancia, enriquecido con el paso del tiempo. Así que, se puede viajar al pasado con nuestros queridos bocatas, pero también en el espacio, tan sólo tienes que elegir el país, detectar el plato típico y hacer la versión “paréntesis”, para dar paso a los “Bocatas del Mundo”.

Por último, te recuerdo que con conocimiento se come mejor, más variado y acertado; no es lo mismo un bocadillo de salmón con crema agria –ideal con pan integral o de cereales- que un bocata de jamón con tomate, estupendo en pan de chapata rústica. Los panes de moldes encuentran su hueco en los sándwichs y las baguettes se coronan reinas en el trono “bocatil”. Son infinitas las combinaciones en cuanto a bocatas y sandwiches se refiere, elige la receta de tu bocata preferido o prueba a crearlo tú.

Bocatas y sandwiches de diferentes tipos para que elijas tu preferido
Los mejores bocatas y sandwiches de la red

 

A mí, los bocatas me gustan y mucho, los clásicos, los atrevidos, pero siempre con relleno de calidad ¡Es garantía de éxito! Y si el pan está en sintonía es un aplauso asegurado. Bueno, bueno, los panes tienen cuerda para rato, pero la hornada de hoy ya está lista. Venga, venga, ves pensando en tu relleno y prepara el picnic, el cielo está despejado, el disfrute te espera. Enjoy the taste of life!

Raquel Contador

Con emoción y curiosidad, disfruto desde pequeña los placeres del Buen Comer, exquisitos en compañía. Ahora, en Recetags y con ilusión, quiero compartir con vosotros mis gastro-sensaciones a través de estos sugerentes bocados llenos de vida. ¡Bienvenidos a mi ciber mesa!

Un pensamiento sobre “Bocatas, desde la infancia al más allá”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *